El nuevo coronavirus, bautizado por la OMS como COVID-19, es un virus nuevo, desconocido anteriormente en la patología humana y no parece afectar a la seguridad alimentaria así que no hace falta tomar precauciones especiales con los alimentos como lo ha anunciado, con fecha de 9 de marzo, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) en su página web después de que científicos y autoridades de todo el mundo estén monitoreando la propagación del virus.

En cuanto a la inocuidad de los alimentos, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha hecho varias recomendaciones relacionadas con la manipulación de alimentos y las buenas prácticas de higiene durante la manipulación y preparación de alimentos, entre las que destacan:

  1. Incluso en las áreas/países donde se hayan conocido casos, los productos cárnicos pueden consumirse de forma segura si se cocinan y se manipulan correctamente durante su preparación.
  2. Animales enfermos o especies que hayan muerto a causa de alguna enfermedad no deben comerse bajo ninguna circunstancia.
  3. Es recomendable usar distintas tablas de cortar y cuchillos al manipular carnes crudas y alimentos cocinados.
  4. Es importante lavarse las manos antes, mientras y después de haber manipulado alimentos.

 

Entre estas medidas figuran la instalación de dispensadores de geles desinfectantes para el uso de clientes y de personal, así como lavar y desinfectar la vajilla a temperaturas superiores a 80º, y manteles, servilletas y ropa de trabajo a más de 60º. Respecto a los alimentos, instan a cocinarlos por encima de los 70º, mantener la cadena de frío y conservar los alimentos protegidos en todo momento con film, táperes y etiquetas.




Respecto a la prevención personal, recomienda lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón, evitar abrazos, besos o estrechar las manos, así como no compartir objetos con clientes u otros empleados. También que se mantenga una distancia de un metro aproximadamente con personas que presenten síntomas de afección respiratoria, tos o estornudos.


Si bien es cierto, se conoce la existencia de todo tipo de bacterias y microorganismos que se encuentran presente en todo lo que nos rodea, desde nuestras propias manos hasta el ambiente que respiramos es importante hacer uso de buenas prácticas de higiene para que estos no nos afecten y generen enfermedades.

El profesional de alimentación, tiene la responsabilidad de respetar y proteger la salud de los consumidores por medio de unas buenas prácticas de manipulación. Las medidas más eficaces para la prevención de estas enfermedades, son las medidas higiénicas, ya que en la mayoría de los casos es la persona la que interviene como vehículo de transmisión. Por eso, la importancia de tener un Certificado de Manipulador de Alimentos, ya que no sólo te hace dar cuenta de lo imprescindible que es tener una buena higiene personal al momento de trabajar con alimentos que se ofrezcan a un público, sino que también pones en práctica lo aprendido para aportar seguridad alimentaria en tu hogar y a tu familia.




El carné de Manipulador de Alimentos es una credencial que asegura que un persona ha recibido toda una información y adiestramiento de higiene personal, lavado de alimentos, contaminación, bacterias, entre otros y que lo cataloga como una persona apta para una manipulación responsable así como adecuada para trabajar de manera inocua (sin causar daños) con los alimentos.

Existen dos maneras de obtener dicho carné: el primero es mediante un curso presencia en donde al cabo de unas horas de clases y de unas series de explicaciones podrás obtenerlo, y la segunda forma es darse de alta a nuestro

curso online de Manipulador de Alimentos y Prevención Coronavirus, fácil y rápidamente.



Consígue tu Certificado de Manipulador de Alimentos